DISTANCIA DE SEGURIDAD.

DISTANCIA DE SEGURIDAD.

Sin tener en consideración la tensión de las líneas, distancias NO inferiores a 5 metros, son perfectamente admisibles.

El valor de la tensión eléctrica no puede ser determinado por el simple examen de una línea aérea o de sus postes. El distribuidor conoce el reglamento adoptado en cada caso y la dis­tancia de seguridad correspondiente.

Se recomienda que el distribuidor confirme por escrito la información de dicha tensión. En muchos países esta precaución está legislada y es obligatoria.

Ciertas medidas de prevención (cortar la corriente, instalar o colocar obstáculos, aisla­mientos, etc.) se deben tomar siempre que la distancia de seguridad (normalmente 5 metros) no esté garantizada.

Según las prescripciones de seguridad redactadas por la Asociación de Medicina y Seguridad (AMYS) para la Industria Eléctrica, las distancias de seguridad son de 4 m en ins­talaciones de hasta 66 kV y 5 m para instalaciones de tensiones superiores.

DISTANCIA DE SEGURIDAD.

Con este propósito, se tendrán en consideración:

  • el desplazamiento lateral o vertical más desfavorable de la máquina: grúas, palas, etc.
  • el movimiento pendular del cable de izado.

DISTANCIA DE SEGURIDAD.

  • las dimensiones de las cargas transportadas y de los elementos (agentes materiales): escaleras, andamios móviles, etc.
  • las irregularidades del terreno.
  • el viento.
  • la presencia de árboles.

Si la distancia de seguridad no está garantizada, se debe consultar, antes de comenzar los trabajos, con el distribuidor de energía sobre las siguientes cuestiones: centro de distribu­ción, ferrocarriles, responsables de líneas privadas, etc.

Muy importante: la estimación de las distancias que existen entre las líneas eléctricas y un punto dado, suele ser inexacta y puede conducir a errores graves. Por tanto, dichas distan­cias deben ser determinadas teniendo en cuenta los distintos movimientos debido a la dila­tación o balanceo de las mismas.

DISTANCIA DE SEGURIDAD.
Nunca se utilizarán instrumentos de medida que no ofrezcan las debidas garantías de ais­lamiento necesarias, tales como metro flexible o cintas métricas, regla graduada, etc.
Obtenida la información precisa, se debe verificar la distancia por parte de un especialista dotado del equipo adecuado.

PRECAUCIONES EN LAS INSTALACIONES ELECTRICAS

Las instalaciones eléctricas, normalmente, están protegidas por aislamientos y cerramien­tos que impiden llegar a ellas. Pero las líneas de transporte, la ünica defensa que tienen, es la altura prescrita por los reglamentos.

Para trabajar cerca de líneas eléctricas hay que tomar PRECAUCIONES

 

DISTANCIA DE SEGURIDAD.
Pregunte si la linea es de alta o baja tensión

CORTE DE TENSIÓN.

En el caso de no poder conseguir la distancia de seguridad, se hace necesario poner fuera de tensión la línea por un especialista que designe el distribuidor. ¡Retirar solamente un fusible no es suficiente!

El corte de la tensión debe solicitarse al distribuidor con la suficiente antelación y confor­me a la reglamentación establecida.

Se debe planificar un horario, así como la verificación por un técnico competente de que, efectivamente, no existe tensión antes de comenzar los trabajos. Se recomienda que dicha confirmación se realice por escrito. Antes de iniciar trabajos en proximidades de líneas aéreas, la persona competente debe confirmar que la línea ha sido cortada, siendo reco­mendable solicitar la confirmación escrita.

IMPLANTACIÓN DE OBSTÁCULOS.

Si para realizar algunas maniobras con ciertas máquinas y aparatos de elevación o en tra­bajos de cobertura, la distancia de seguridad requerida no está garantizada, se deben emplazar obstáculos que constituyan una protección eficaz, evitándose posibles contactos con las líneas.

Estos obstáculos deben instalarse de acuerdo con el distribuidor, después del corte de corriente de la línea, estando calculados para resistir la presión del viento.

Se pueden colocar como obstáculos: paneles de rejillas, alambradas o elementos construi­dos en madera, andamiajes de protección o mallas (redes) verticales, etc.

DELIMITACIONES DE LA ZONA DE TRABAJO.

Cuando las grúas fijas son utilizadas en la proximidad de líneas aéreas, se debe instalar un sistema que limite su rotación de forma que se conserven las distancias de seguridad; es el caso de las grúas torre.

DISPOSITIVOS DE BALIZAMIENTO Y ADVERTENCIA.

Para asegurar la protección contra el contacto con líneas aéreas bajo las cuales trabajan las palas, excavadoras o grúas automáticas, es necesario instalar dispositivos que limiten e indi­quen, con antelación suficiente, la altura máxima permisible. Se debe tener en cuenta que los aparatos de detección y señalización electrónicos tienen una fiabilidad muy aleatoria.

DISTANCIA DE SEGURIDAD.

RECUBRIMIENTOS AISLANTES.
Los recubrimientos aislantes ofrecen una buena protección en el caso de las líneas a baja tensión. Se puede aislar de esta manera una línea que sobrevuele un tejado o que estuvie­ra instalada a lo largo de una fachada, para proteger a los trabajadores que operen en su proximidad. Los recubrimientos aislantes, constituidos por fundas especiales de caucho o materias plásticas, no pueden instalarse cuando la línea está en tensión. Estos recubri­mientos deben ser continuos y fijados convenientemente para evitar que se desplacen.

Para montar esta protección es necesario dirigirse al distribuidor de la línea, quien debe indicar y, en su caso, proveer el material adecuado para dicha protección.

Estos recubrimientos deberán vigilarse para que no sean deteriorados por un contacto mecánico, como puede ser el contacto con el cable de una grúa, o por objetos punzantes o cortantes. Deben ser protecciones contra contactos eléctricos involuntarios.

MEDIDAS DE SEGURIDAD EN TRABAJOS PRÓXIMOS A CONDUCCIONES ELÉCTRICAS

SUBTERRÁNEAS

A diferencia de las líneas eléctricas aéreas que presentan siempre un riesgo visible, los ori­ginados por las conducciones subterráneas son, en principio, imperceptibles. Debido a ello, las medidas de prevención revisten una particular importancia.

En primer lugar, el responsable de los trabajos se informará en los Servicios competentes de Electricidad, Agua, Gas, Telecomunicaciones, etc. y empresas particulares, sobre la exis­tencia de conducciones subterráneas.

De acuerdo con el propietario de la conducción, el trazado exacto de la misma debe mar­carse sobre el terreno antes de comenzarse la excavación; aquél debe indicar, asimismo, las medidas de seguridad que se deben respetar. Se recomienda que se confirme por escrito todas las condiciones y especificaciones efectuadas.

Sabiendo el posible trazado se debe solicitar de la empresa suministradora el descargo de los cables en los siguientes casos:

  • Para trabajos con herramientas manuales, cuando la distancia de trabajo sea inferior a 0,5 metros.
  • Para trabajos con herramientas mecánicas, cuando la distancia sea inferior a i metro.

DISTANCIA DE SEGURIDAD.
En el caso de encontrarse con una conducción no prevista, se deben, en principio, tomar las siguientes medidas:

  • Suspender los trabajos de excavaciones próximos a la conducción.
  • Descubrir la conducción sin deteriorarla.
  • Proteger la conducción para evitar deterioros.
  • No desplazar los cables fuera de su posición, ni tocar, apoyarse o pisar sobre ellos al verificar la excavación.

DISTANCIA DE SEGURIDAD.

– En el caso de deterioro, impedir el acceso del personal a la zona e informar al propietario de la conducción de la situación.

 

CONDUCTAS A OBSERVAR EN CASO DE ACCIDENTE

REGLAS GENERALES PARA LAS LÍNEAS ELÉCTRICAS AÉREAS.

Todas las personas que intervienen en la ejecución de una obra deben ser informadas de los riesgos existentes en los trabajos próximos a líneas aéreas y formas de eliminarlos o protegerse. Se darán a conocer las distancias de seguridad a respetar y las medidas ade­cuadas de protección, así como la conducta que debe seguirse en el caso de producirse un accidente.

El contacto con una línea eléctrica no provoca, generalmente, el disparo de los dispositivos de corte de corriente y si así ocurre, la tensión automáticamente será restablecida en un periodo de tiempo muy breve. Por ello, debe avisarse inmediatamente al distribuidor cuan­do ocurra un contacto.

En caso de caída de la línea (tendido eléctrico), se debe prohibir el acceso al personal a la zona de peligro, hasta que un especialista compruebe que está sin tensión.

No se deben tocar a las personas en contacto con una línea aérea, excepto en el caso de estar completamente seguro de que se trata de una línea de baja tensión; aún así, se inten­tará separar a la víctima mediante elementos no conductores, sin tocarla directamente.

REGLAS GENERALES EN ACCIDENTES CON MÁQUINAS.

En caso de contacto de una línea aérea con una máquina de excavación, transporte, etc., deben observarse las siguientes normas:

DISTANCIA DE SEGURIDAD.

El conductor o maquinista:

  • Guardará la calma, incluso si los neumáticos empiezan a arder.
  • Se quedará en su puesto de mando o en la cabina, debido a que allí está libre del riesgo de elect ro- cución.
  • Se intentará retirar la máquina de la línea y situarla fuera de la zona peligrosa.
  • Advertirá a las personas que allí se encuentren de que no deben tocar la máquina.
  • No descenderá de la máquina hasta que ésta no se encuentre a una distancia segura. Si desciende antes, el conductor entra en el circuito línea aérea – máquina – sueloy está expuesto a electrocutarse.

– Si es imposible separar la máquina y en caso de absoluta necesidad, el conductor no descenderá usando los medios habituales, sino que saltará lo más lejos posible de la máquina evitando tocar ésta.

Si hay alguna víctima, las personas que se encuentren en la zona peligrosa deben observar las siguientes normas:

  • No tocar la máquina o la línea caída a tierra.
  • Permanecer inmóvil o salir de la zona a pequeños pasos (“tensión de paso”).
  • Advertir a las otras personas amenazadas de no tocar la máquina o la línea y de no efectuar actos imprudentes.
  • Hasta que no se realice la separación entre la línea eléctrica y la máquina, desapareciendo la zona peligrosa, no se efectuarán los primeros auxilios a la víctima.